¡UY, UY, UY,… HOMBRES! (TEATRO BREVE)

   Non classé

¡UY, UY, UY,… HOMBRES! (COMPLETO)

El autor: Andrés Pablo Medina

(Un grupo de cinco mujeres trabajadoras en una oficina; ordenadores, impresoras, archivadores, documentos, facturaciones… trabajo incesante. Ellas son amigas. Llevan muchas temporadas juntas, y conocen de cada una cuanto se puede dar a conocer. Todas más o menos de la misma edad. Entre los cuarenta y los cincuenta años). (Son, PILI, MAITE, CRISTINA, ROSA, Y ELENA).

PILI

… ¡qué quería estar con las dos!

CRISTINA, Y ELENA

Uy, uy, uy,…

MAITE

¡Pues yo quiero estar con George Clooney!, ¿vale? ¿Por qué no voy a poder estar yo con George Clooney?

CRISTINA

Búscate un doble, ¡qué los hay! (Risas).

PILI

Bueno, chicas, lo que yo digo es que a veces los hombres son…

MAITE, CRISTINA, Y ELENA

¡¿Cómo?!

PILI

Veréis, chicas, Juan no es que sea un mal amante, pero se lo inventa todo, y va a lo suyo. ¡Y luego se cree qué es la Superpolla!

CRISTINA

Anda, Pili, esas son tus frustraciones, porque no tienes pilila… (Risas).

MAITE, Y ELENA

Uy, uy, uy,…

ELENA

Pues si yo tuviera pilila…

CRISTINA

(Pisándola). … ¡Cuándo tú quieras, preciosa! (Risas).

ELENA

Te tomo la palabra…

CRISTINA

¡Con la boquita abierta!

ROSA

A mí lo que me parece es que se creen superiores, tan sólo porque son más fuertes. ¡Y más torpes!

ELENA

¡Desde luego que sí! ¿Quiénes somos las que estudiamos, las que trabajamos, las inteligentes? Ellos sólo alardean…

ROSA

Sí que es verdad. Estaremos con lo mismo de siempre, pero…

MAITE

¡Pues yo me quiero acostar con George Clooney y con el doble de George Clooney! (Risas).

PILI

Y yo quiero ser una princesa árabe… ¡y no tener que trabajar, nunca!

CRISTINA

¡Y un negrito que te abanique!

ELENA

Manuel me está engañando con otra…

MAITE

Uy, uy, uy,…

ROSA

¿Y sabes quién es?

ELENA

Apenas tiene veinte años… ¡no vale nada! ¡Es Marta, la novia de nuestro hijo!

MAITE

Uy, uy, uy,…

CRISTINA

¿Qué vais a hacer?

ELENA

Mi hijo aún no lo sabe…

MAITE

Pues el chaval, cuando se entere…

PILI

Pues mira, qué se busque dos, y se haga un plan con ellas… ¡Las hay, ¿eh?!

CRISTINA

No frivolices, Pili. La situación es dura, ¿eh?

PILI

Sí, ya. Y tan dura que debe ser… Quiero decir, que sí. Qué lo digo en serio. ¿Por qué va a tener que andar lamentándose? ¡Qué se busque una parejita que le resuelva el problema! ¡A superarlo y asunto terminado! ¿Creéis qué lo digo por decirlo, sólo?

ELENA

¿Y yo qué?

PILI

Hija, tú,… ya nos encargaremos nosotras de que conozcas a tu George Clooney. (Risas).

ELENA

No voy a dejar a Manuel. El me quiere… Marta no significa nada.

MAITE

No, pero si no es que signifique es que te está “tomando la palabra”. (Risas).

ROSA

Hablando de palabras… ¿alguien sabe de dónde sale esta circular? ¡No tiene fecha y no la sé registrar!

CRISTINA

A ver… Está aquí, detrás, abajo, a lápiz. Muy pequeña. Regístrala con la fecha que más te convenga… en rojo…

PILI

Verás, Elena, por comparar, pues tengo que decirte que Juan es muy fantasioso y parece siempre insatisfecho. Lo tuyo con Manuel es otra cosa. Manuel se deja aburrir, y no es que te reproche nada, pero se ha aburrido. Juan no se salta nunca la barrera, él me espera siempre. Sí, es verdad que sí, que él te quiere…

MAITE

Pues, chicas, lo tengo decidido. Estas vacaciones me marcho a Hollywood y me hago un selfi con George Clooney. ¡Y si puedo hasta le pido el WhatsApp!

PILI, CRISTINA, Y ROSA

Uy, uy, uy,…

ELENA

No lo lograrás…

MAITE

¡Y me acuesto con Juan!

CRISTINA

¡Ey, chicas, qué nos vamos a hacer famosas!

ROSA

Bueno, pienso que en esta oficina no nos sabemos defender… Ayer por la noche intentaron abusar de mí en el portal de casa, justo al volver de… de tirar la basura…

CRISTINA

Pero ¿qué me dices, mi niña?

PILI

¡Cómo está el plan!

CRISTINA

Te llegó a…

ROSA

Sí.

PILI

¿Por qué no lo has denunciado?

ROSA

No quiero que se entere Emilio, no quiero que se entere nadie…

ELENA

Mira, Rosa, con esos asquerosos no hay que tener consideraciones. Ellos saben perfectamente lo que están provocando, y se escudan precisamente en el dolor y las lástimas que causan. ¡No te follan por follar, sino que lo hacen por joder! A estos hay que tenerlos bien a recaudo, mi princesita… ¡Vas a denunciar y vas a exigir que este bruto de mierda no sólo pague lo que ha hecho, sino que se tomen las medidas para que no lo haga nunca más! ¿Me oyes? ¡No te vas a dejar violar! ¡Basta ya! ¡No nos vamos a dejar violar! ¡No!

PILI, CRISTINA, Y MAITE

¡No!

MAITE

Esta misma tarde, más tranquilita, te vienes conmigo a la comisaria.

ROSA

No sé, no sé…

CRISTINA

¿Cómo que no sabes? ¡No puedes dejarlo así, tal cual!

MAITE

¿Y por qué no nos encargamos nosotras mismas? Le tendemos una trampa, le ponemos un cebo, ¡y le cortamos el pito! ¡Si no ha sido él pues que no lo hubiera hecho!

PILI

¡Eso es! Fundemos una patrulla, la patrulla G. ¿Qué os parece, chicas?

CRISTINA

No frivolicéis… Si lo hacemos así seremos nosotras quienes van a ir a la cárcel.

ELENA

Hay que pasar por cumplir la Ley. Esto es lo primero que debemos conquistar entre todas. Hay que hacer comprender que estas agresiones continuas no sólo nos sitúan en desventaja, sino que nos remiten a participar como hembras sin más derecho que el miedo y la sumisión al servicio del auténtico sexo débil para su protección.

PILI

¡No te pases! A mí Juan me hace feliz…

ELENA

¡Y a mí Manuel también! Sólo que digo que hay que cambiar… ¡Tampoco que haya que renunciar e irse al monte!

CRISTINA

Conozco una abogada que lo va a poner pronto en Guantánamo. Te pondré en contacto.

MAITE

Luego, tú y yo, nos vamos a la comisaría.

ROSA

De acuerdo, luego vamos.

PILI

Todavía los hay peores…

MAITE, CRISTINA, Y ELENA

¡¿Cómo?!

PILI

Sí, esos machitos que te echan las redes con consabidas artimañas y que luego resultan ser un chasco.

ELENA

Vamos, que te violan de guante blanco. Sí, sí, no necesitan más que replegar sus estrategias y hacer frente con sus habilidades sociales.

MAITE

A veces los hombres son más conquistadores que amantes… ¿Comprendéis la diferencia?

ELENA

Sí, mi niña, sí. ¡Pero no hay ninguna!

PILI

Pues yo creo que sí, que sí la hay. No es lo mismo conquistar que amar.

MAITE

¡Eso! No es lo mismo… pero al caso es igual. Hombres que no sirven nada más que para fornicar, ¡y no pidas más que ya lo traen ellos encima!

ELENA

Bueno, nosotras las mujeres amamos de otra manera, Maite… Somos protectoras, o rechazamos la relación. Los hombres, conquistadores o amantes, se guían por las influencias del triunfo y el poder, y no desean más. ¿Es eso?

PILI

Bueno, lo cierto es que hay hombres que no merecen ni la gracia de sus madres…

CRISTINA

¡Eso es, educación! Al cuidado de nuestros hijos es como únicamente podremos avanzar en nuestros derechos y cambiar las mentes. ¡Con educación!

ROSA

Para mí todos los hombres son iguales… Y esto no cambiará ni aunque proviniese un matriarcado repentinamente. Y ni aquí los hombres dejarían de ser lo que son, hombres…

PILI

¿Y Emilio, dónde lo sitúas?

ROSA

Emilio para mí no es un hombre, es mi…

PILI

¿Tú qué?

ROSA

Un hombre más, como otro cualquiera, que pudiera ser… no sé…

PILI

Que pudiera ser qué.

ROSA

Que pudiera ser Emilio. ¡Y vamos a dejarlo ahí!

MAITE, CRISTINA, Y ELENA

Uy, uy, uy,…

CRISTINA

¿Y tú con Jesús qué tal? ¿Cómo lo llevas? ¿O habría que decir cómo lo sobrellevas?

MAITE

¿Es la hora del parte? ¡Mira a ver qué tiempo hace en Turquía!

PILI

O en Hollywood. (Risas).

MAITE

Pues mira, aún sigue con la idea de querer marcharse a París… Y como siempre me culpa a mí de no haberlo hecho.

PILI

¿Y eso, por qué?

MAITE

Pues a saber… Yo soy su amante, no su enfermera. El dice que no puede enviar sus cuadros a París sin personarse. E insiste que no quiere marchar sin mí. Creo que le da miedo fracasar, y verse allí solo…

CRISTINA

No es eso, es que te quiere. O también es por eso que te quiere.

PILI

Pues claro… Tú crees que le aguantas mucho, y sin embargo él se lo traga todo. (Risas).

MAITE

¿Qué quieres decir?

PILI

Bueno, no es que no lo quieras o lo desprecies por principio o por sistema, ¿vale? Pero… lo utilizas y hasta lo mancillas, y te acuestas con él para obtenerle el consentimiento de tu promiscuidad, para atraerlo otra vez, así tenerlo vulnerable siempre a tus deseos. ¡Y no me digas que no! ¡Aquí lo sabemos todas!

MAITE

El bebe porque el alcohol le ayuda a componer sus cuadros…

CRISTINA

Sí, Maite. Sabemos que es daltónico…

MAITE

No niego que sea un buen artista… A pesar de su daltonismo sus obras son muy interesantes, expresan los sonidos y los olores en las formas de los temas de los objetos y conceptos. ¡Es todo un lenguaje!… ¡Creo de verdad que triunfaría en París!

PILI

¿Y entonces?, ¡porque cuando le conociste no te lo parecía! ¿Ahora qué?

CRISTINA

Bueno, Pili. Ya te vale.

ELENA

Sí, sí. Ya te vale.

ROSA

Pero ¿qué demonios te ha picado?

MAITE

No, no. Yo sé… Y voy a responderte, Pili: «¿tú te marcharías?»

PILI

Desde el primer día. ¡Y vamos a dejarlo ahí!

MAITE

… Pero él siempre me ha preferido a mí porque aspira a una relación como la que yo quiero para él. ¡Y vamos a dejarlo ahí!

ROSA

Sí, sí, dejadlo ahí. Con Jesús y tanto con Jesús… ¡Jesús es un chufla!

ELENA

… Mirad la noticia que he encontrado. ¿Os acordáis de aquel poeta que se subió a una farola amenazando con tirarse si no le encarcelaban a su mujer?

CRISTINA

Sí, sí, Elenita, cuenta. Eso fue muy comentado en la prensa. ¡Bueno, en la prensa y en la calle!

ROSA

Anda, cuenta…

ELENA

¡Pues parece que su mujer se ha suicidado porque no soportaba más las amenazas de su marido!

ROSA

¡Pero ¿qué dices?¡

CRISTINA

Estás de broma…

ELENA

No…

CRISITNA

Sí.

ELENA

Sí, es broma… ¡pero podría ser verdad, ¿eh?!

CRISTINA

¡Está de broma!

ROSA

¿Qué dice la noticia?

ELENA

Dice que: «el famoso poeta de la farola reconoce públicamente que sus extravagantes métodos para reclamar de las autoridades pertinentes una eficacia asistencial en cuanto al maltrato de género masculino, los cuales se inspiran en las protestas sociales a estos mismos efectos por otros tantos colectivos afectos a símiles correspondencias, se expresan opuestamente a los resultados que se pretenden a partir de estas formas con las que se establecen. Así pues, en repudia a la acción perpetrada por la que tomó fuerte sobre una farola amenazando con arrojarse desde su altura, propone la disolución de la pareja sean cuales fueren sus consecuencias terminantes. No así, si los lazos convivenciales impidieran esta ruptura, pues habría que tener la reconsideración sobre estos métodos tales como el de la farola u otros similares sucesos en el caso que las autoridades competentes no proporcionaran los requerimientos imprescindibles para subyugar las toxicidades contraídas.» ¿Qué os parece?

ROSA

¡Eso es una guasa!

CRISTINA

Sí, sí, una guasa, pero… el tipo te demuestra que los hombres a veces también son las víctimas, y ellos, cuando lo son, sí que están solos…

PILI

Sino que se lo digan a Jesús.

MAITE

… ¡Mira, conmigo no te pases ni un pelo, pero ni un pelo! Tú no sabes lo que yo llevo pasando con esta historia… La madre no veas cómo es, ¿sabes? Y yo a veces es que estoy que no puedo más… Yo sé que él me quiere, y mucho. El recibe todo lo que le doy, todo. Lo sé porque… ¡Yo también le quiero! ¿Sabes? El me da mucho, pero mucho… si me compensa o no me compensa, eso no lo sé… habría que preguntarle a él… ¡Es, mi hombre! Mi Emilio… ¿estamos de acuerdo así?

ELENA

Bueno, chica, esto es como una empresa. Cuando el negocio va mal, empieza la ruina, y finalmente la quiebra. ¡Resistirse es tratar de salvar lo que se pueda!

PILI

Bueno, ya… Pero Jesús no está solo. Ningún hombre está solo. Quizá mal acompañado…

ELENA

Ya te vale, Pili… ¡Las causas de la quiebra están siempre en la competencia! ¿Te vale?

CRISTINA

A ver, esa noticia tuya de ese “poeta majareta” es una aberración.

ELENA

¿Por qué? A mí me parece muy divertida…

ROSA

Sí, será divertida, pero a mí me parece que incita de algún modo a la violencia, ¿no?

MAITE

¡Es que es eso! Ellos son violentos hasta cuando necesitan auxilio. No renuncian a su “machitismo” ni aunque los apalees, ni aunque los tortures, ni aunque los sometas como si fueran escoria, basura…

ELENA

¡Qué es lo que son! (Risas).

ROSA

… Yo creo que cuando ellos sufren no se dan cuenta que nosotras somos sus compañeras para sufrir lo nuestro, y no que creen que el dolor es siempre únicamente el que ellos sienten. Quiero decir, nosotras sufrimos con ellos, lo suyo, como compañeras, ellos lo hacen por nosotras, como si fuéramos una mascota al trato, a la compañía de una especie diferente, sometida…

PILI

Bueno, la verdad es que en ocasiones ellos son los que sufren las malas consecuencias de una mala relación. ¡Pero siempre es fácil encontrar las malas culpabilidades, chicas! No es por castigar, ¿eh? Hay expertos y expertas que lo hacen, que están ahí para ayudar… Digo yo, ¿no Elena?

ROSA

Es que es eso que te digo… mi perrita no me trae problemas ni de celos ni de más, y me da todo el cariño que necesito. ¡Y no es que yo rechace a Emilio!

ELENA

Mirad esta otra noticia, chicas. A ver que os parece: «Una mujer enamorada de otra mujer le regala cortado el pene de su marido como muestra de su amor.»

CRISTINA

¡Eso le pasa por tener pilila! (Risas).

MAITE

Escuchad, chicas, nosotras las mujeres no somos perfectas, y ellos, para lo que conviene, a veces, tampoco. Aquí de lo que se trata es de hacerse un pacto de sangre, que de eso nosotras entendemos bastante, ¿no es así? Te lo haces con alguien que se lo hace contigo, y a vivir según se ha dado. Luego, las lástimas, en realidad son arrepentimientos de las responsabilidades propias. ¡Lo que no se acepta es que a todas nos guste George Clooney! ¡Y esto es así hasta para George Clooney! ¡Porque si no le vale, oye, chicas, pues que se vaya con su pilila a la puta mierda!

CRISTINA, ELENA, ROSA, Y PILI

Uy, uy, uy,…

PILI

Pues mira, chica, ¡vete a Hollywood! A ver si pactas… (Risas).

MAITE

Pues, sí. Y de momento, tú y yo, nos vamos directas a la comisaría…

ROSA

Sí. A denunciarlo todo, ¡todo!

(Obscuro y telón).

FIN DE LA OBRA

No hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.